Icône Saint Charbel

Siempre que se mencione o invoque el nombre del santo libanés de Beqaakafra, es evidente, para todos aquellos que conocen esta figura de cerca o de lejos, que tengan presente la imagen del monje de la Orden. Libanés maronita en plena meditación, con los ojos cerrados. Sobre un fondo verdoso, vestido todo de negro, en tonos tierra y ocres, este anciano que tanto amaba a su Líbano ya sus hijos, nunca deja de obrar milagro tras milagro y de cuidar sus semillas de cedro.

Hoy, al cruzar el umbral del monasterio de Saint-Maroun en Annaya, una nueva presencia recibe a los visitantes, discreta pero prodigiosamente, en una de las paredes contiguas a la antigua iglesia: el icono de San Charbel.

Una nueva composición iconográfica

Un nuevo icono, el primero en ser adoptado por los monjes del Monasterio, por lo que lleva consigo elementos acordes con el significado y la historia del Santo, con respeto a la tradición oriental y local. Es útil recordar que un icono no es una simple obra de arte; es una fuente pictórica portadora de espiritualidad, una teología visual, una catequesis a través de la imagen. Es al mismo tiempo una mediación entre Dios y el ser humano, un lugar de encuentro, un puente entre los fieles y Dios.

Este nuevo icono de San Charbel en posición de oración está enmarcado con escenas de su vida, desde su infancia hasta su muerte en olor de santidad. Momentos clave y significativos representados de acuerdo con los cánones iconográficos, y respetando la historia de su vida, la tradición iconográfica, así como nuestra herencia siro-maronita y libanesa.

Una comunión de mirada entre el santo y los fieles

Según una tradición firmemente definida desde los inicios del cristianismo, las figuras iconográficas siempre tienen los ojos abiertos. En un icono, el Santo no puede cerrar los ojos cuando está en presencia de Dios, ni cuando un fiel se dirige a él. San Charbel en la gloria en el corazón de la composición, el rostro sereno, abre los ojos para marcar su rostro a Cara con su Señor. A este rostro iconográfico le confieren una dinámica particular la mirada que llama a los fieles que le hablan, subrayando su presencia atenta a las oraciones que se le dirigen, hasta convertirse en comunión entre él y los fieles.

Es a través de esta comunión de la mirada, que las invocaciones se perciben y concretan, y se produce el milagro. San Charbel parece sonreír levemente, revelando así la bienaventuranza de su espíritu a su Creador.

Bajo el pincel de Pascale El Corm

Pascale El Corm antes de entregar el icono al monasterio. Créditos de las fotos: Marie-Josée Rizkallah
Pascale El Corm antes de entregar el icono al monasterio.
Créditos de las fotos: Marie-Josée Rizkallah

Así, bajo el pincel de la iconógrafa libanesa Pascale El Corm, de la rama artística del Corm de Ghosta, el santo libanés abrió los ojos, en una composición que casaba colores vivos con colores terrestres y celestes. Después de ocho meses de meditación, bocetos e investigación histórica, anatómica y artística, El Corm logró escribir el icono que resume la vida, el retrato y la espiritualidad del santo libanés.

Animada por un fervor particular que dedica a Mar Charbel, está segura de que el resultado obtenido es fruto de la oración diaria y de la voluntad del Santo de aparecer en estos rasgos al espectador. Chance, que es el sobrenombre de Providence, quiso que el toque final se colocara el 8 de mayo de 2016, día en que se conmemora el nacimiento del pequeño Charbel Makhlouf.

Pascale El Corm, titular de una DEA en Arte Sacro de USEK, ha realizado íconos y pinturas desde 1998, presentes en lugares de culto o en casas particulares en todo el mundo: Líbano, Siria, Chipre, Italia, Vaticano, México, Estados Unidos. , África, Australia, etc. También enseña iconografía en USEK.

Para ir más lejos

Próximamente estará disponible en el monasterio un pequeño folleto que ofrecerá una explicación histórica e iconográfica, así como una lectura simbólica y cronológica del icono. Es necesario recordar que este nuevo icono no anula en modo alguno el retrato actual del Santo, pero pone fin a los diversos intentos mal designados por el “icono de San Charbel” al no observar los cánones iconográficos. Ahora tenemos una imagen sagrada que representa el retrato simbólico de San Charbel con los ojos cerrados, junto a un icono de San Charbel en la gloria rodeado de escenas de su vida.

Mediante Marie-Josée Rizkallah

Icono de San Charbel

Si vous avez trouvé une coquille ou une typo, veuillez nous en informer en sélectionnant le texte en question et en appuyant sur Ctrl + Entrée . Cette fonctionnalité est disponible uniquement sur un ordinateur.

Cette publication est également disponible en : Français English العربية Deutsch Italiano Հայերեն

Marie-Josée Rizkallah est une artiste libanaise originaire de Deir-el-Qamar. Versée dans le domaine de l’écriture depuis l’enfance, elle est l’auteur de trois recueils de poèmes et possède des écrits dans plusieurs ouvrages collectifs ainsi que dans la presse nationale et internationale. Écrivain bénévole sur le média citoyen Libnanews depuis 2006, dont elle est également cofondatrice, profondément engagée dans la sauvegarde du patrimoine libanais et dans la promotion de l'identité et de l’héritage culturel du Liban, elle a fondé l'association I.C.H.T.A.R. (Identité.Culture.Histoire.Traditions.Arts.Racines) pour le Patrimoine Libanais dont elle est actuellement présidente. Elle défend également des causes nationales qui lui touchent au cœur, loin des équations politiques étriquées. Marie-Josée est également artiste peintre et iconographe de profession, et donne des cours et des conférences sur l'Histoire et la Théologie de l'Icône ainsi que l'Expression artistique. Pour plus de détails, visitez son site: mariejoseerizkallah.com son blog: mjliban.wordpress.com et la page FB d'ICHTAR : https://www.facebook.com/I.C.H.T.A.R.lb/